El Delfin
El Delfín y su forma de vida 1
fotografías
El Delfín y su forma de vida 2
Mis enlaces favoritos
El Delfín y su forma de vida 2
 
Imagen


El DELFIN
La piel de los delfines es desnuda, lisa y delicada, y en su parte más profunda se encuentra el llamado panículo adiposo, formado por un retículo de haces que encierra enormes células grasas. Esta configuración les sirve de aislante para mantener la temperatura corporal. Dependiendo de las especies, pueden descender hasta setenta metros y permanecer sumergidos durante hasta dos horas, aunque normalmente la duración de la inmersión es de unos quince minutos.



imagen
 
   
CARACTEÍSTICAS
Una de las características más conocidas y notables de los delfines es su inteligencia. Se sabe, por ejemplo, que poseen un lenguaje formado por una serie de sonidos y pulsaciones ultrasónicas emitidas directamente por la laringe, y con el que se comunican entre sí. También están dotados de una gran capacidad de aprendizaje, lo que se aprovecha en la mayoría de los zoos para enseñarles una serie de ejercicios que, no obstante, siempre están en la línea con sus habilidades naturales. Los estudios realizados en estos animales demuestran que su capacidad intelectual esta bien desarrollada y es similar a la de otros mamíferos como el chimpancé y el gorila.



 
     
   
SUPER INFORMACIÓN
Pueden alcanzar velocidades impresionantes hasta 50 Km/hora y una velocidad "crucero" de 25 a 30 Km/hora. Son excelentes nadadores y buceadores; llegan a bajar más de doscientos metros pero normalmente no sobrepasan los treinta. El tiempo de apnea depende de la actividad que esté realizando pero pueden llegar a los 20 minutos en un estado de relajación total.

Duermen de tres a cuatro horas en un ciclo diario, normalmente de noche, mostrando una continua actividad en el resto del período, ya sea jugando, cazando o simplemente desplazándose de un lugar a otro. Son tremendamente solidarios, y no suelen abandonar a un compañero herido o enfermo; en caso de ataque de un depredador mayor, dispondrán tácticas defensivas en equipo para evitar tal agresión; algunos deberíamos aprender ciertas conductas sociales.
 
     
   
SU ALIMENTACIÓN
Tienen numerosos dientes en mandíbula superior e inferior, pero no son utilizados para masticar, estos mamíferos, sujetan y tragan su alimento entero. El tipo de comida varía según la especie, desde diferentes tipos de peces hasta cefalópodos; pero en el caso que nos ocupa, su alimentación se basa en caballas, Scomber japonicus, sardinas, Sardina pichaldrus, y chicharros, Tratuchurus sp.; rodean los cardúmenes más o menos grandes y con un esmerado trabajo en equipo, van rodeando y cazando los individuos que se van separando del grupo; esta labor puede durar horas. Se calcula que pueden comer alrededor de un 10 % de su peso en un ciclo diario y probablemente repartido en varias comidas.


 
     
   
Podemos observar la situación de los ojos en la cara de los delfines, ambos están a uno y otro lado de la cara lo que les impide ver de frente, en el agua, a partir de 60 metros carecemos de luz. Estos increíbles cetáceos utilizan una técnica de sonar para poder "ver" a través de sus oídos. Continuamente están emitiendo sonidos, sonidos de alta frecuencia, si el sonido choca contra un objeto, grupo de peces, etc., éste rebotará y será captado por el sistema auditivo del delfín, según la dirección y potencia de éstas señales, sabrá si se trata de una roca, una embarcación, o un apetitoso cardumen de sardinas
Como apuntaba en el apartado anterior, el sistema de comunicación de estos animales, es realmente complejo. La emisión de sonidos, también llamados "clics", se mueven entre una banda de 18000 a 150000 Hertzios, con una media de 30 clics por segundo, pudiendo llegar alcanzar mas de mil; mientras el sonido devuelto sea más agudo, la imagen será mas clara. Los clics provienen de unas bolsas de aire situadas bajo el espiráculo y son el resultado de vibraciones de los bordes de su orificio nasal. Un órgano llamado melón formado por una grasa semi-líquida es el encargado de emitir estos sonidos hacia delante, a modo de proyector; así mismo las resonancias recibidas son conducidas hasta el oído interno a través de un canal aceitoso situado en la mandíbula inferior, y de ahí al cerebro medio inferior y cortex cerebral, donde se interpretará la información.


 
     
   
Estos animales utilizan este sistema de comunicación, no sólo para cazar sino también para conocer a sus congéneres, detectar depredadores, orientarse en el mar, etc. Pese a que cada vez se tiene más claro el funcionamiento del "sonar", todavía hay investigadores y trabajos a efectos conocer más el sistema de captación y emisión de estos sonidos.